[Imagen]

La evolución del totalitarismo - 25 De Noviember de 1969


[imagen]
“De vez en cuando en la historia, pequeños grupos de ideas fijas se han aliado lo suficiente para penetrar en la vida política, económica y social de la nación, y aprovechándose de algunos desastres generales, han emergido repentinamente como la fuerza triunfante.
“Sus verdaderos objetivos se mantuvieron encubiertos hasta el último momento, y de repente la población se encontró a sí misma oprimida por hombres de interés especial ocupando todos los puestos clave y todas las fuerzas del poder”.

 T
otalitarismo se define como “de o relativo a un régimen político basado en la subordinación del individuo al estado, y el control estricto de todos los aspectos de la vida y la capacidad productiva de la nación, especialmente mediante medidas represivas (como la censura y el terrorismo)”.

     El mundo lo ha visto en la crudeza despiadada de muchos déspotas del pasado y en la Alemania de Hitler y la Rusia de Stalin en los tiempos modernos.

     Como el totalitarismo es, sin duda alguna, la forma de gobierno más detestada y de la que más cuesta liberarse, deberíamos tener en cuenta cómo evoluciona el totalitarismo.

     La vida política de una nación se divide básicamente en dos tipos de grupos.

     El primero es el GRUPO DE INTERÉS GENERAL. Este es un grupo amplio y abierto, como un partido político o una asociación de profesores o una iglesia. Lo que los distingue como grupo de interés GENERAL es el hecho de que ellos representan lo que dicen que representan y hacen lo que dicen que hacen. Tienen creencias, luchan por ahí, pero son abiertos y su influencia es directa y visible.

     Luego hay otro tipo de grupo. Se le puede llamar GRUPO DE INTERÉS ESPECIAL. También se le podría llamar grupo de interés “oculto”. Se caracteriza por tener alguna idea fija, pero promocionan otra cosa. Están compuestos de fanáticos que trabajan para la exclusión de cualquier otro interés, así como para la exclusión del bienestar de aquellos que no están “alineados” con la idea fija de ese grupo.

     Generalmente se desconfía de estos “grupos de interés especial” puesto que no llegan a decir sus intenciones reales y hacen que se acepte su idea fija tras una fachada de propaganda y acciones a menudo ingeniosas.

     El ciudadano que de repente ve que el senador Regüéldez era de hecho una “pantalla” para los intereses del petróleo o que el ministro Roznídez en realidad estaba tratando de incrementar los beneficios de la industria del armamento, normalmente queda consternado como buen y confiado ciudadano cuando “todo se revela”.

     Las ideas fijas se encuentran normalmente enterradas en la mente, y una persona, por lo común, no es consciente de lo que subyace a sus aversiones y prejuicios. Similarmente, en las grandes masas de la sociedad, un “grupo de intereses especiales” está oculto a la vista: sólo se ven sus estratagemas y su “información” falsificada, y le queda creerlas, rechazarlas o no prestarles atención.

     La sospecha de que el gobierno está más y más guiado por grupos de interés especial y menos y menos determinado por grupos de interés general, como partidos políticos o una intención social promocionada, se ha convertido en los tiempos modernos en parte práctica de la ciudadanía. Cuando las naciones parecen no ser guiadas con buen sentido, el ciudadano comienza a sospechar que debe haber “intereses especiales” bajo la política del gobierno. A menudo está tan en lo cierto, que el cinismo ha desplazado al patriotismo en la mayoría de las naciones de Occidente, y leemos que los días del idealismo han muerto.

     En realidad, se estima que tan sólo alrededor del 8% de la población está “alineada” con grupos de interés especial de un tipo u otro, incluso en momentos de tensión nacional. Un 92% de la población, incluso en países sometidos a insurrección o rebelión, no está “alineado” en modo alguno. Otras estimaciones sociales y políticas muestran incluso un “alineamiento” menor.

     Por tanto, ya esté uno hablando de un interés oculto o encubierto en públicos especializados, o de petróleo o ferrocarriles, los grupos de interés especial forman una minoría muy pequeña de la población tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra. La vasta mayoría de la gente queda envuelta en las ingeniosas declaraciones, maniobras y “decisiones inevitables” de un número muy diminuto de gente.

La evolución del totalitarismo continúa...



AnteriorNavigation BarSiguiente

| Anterior | Glosario de términos de Scientology | Índice | Siguiente |
| Encuesta acerca de este Site de Scientology | Sites de Scientology relacionados | Librería | Página Principal |


info@scientology.net
© 1998-2004 Church of Scientology International. Todos los derechos reservados.

Información sobre marcas registradas.


Visita el Librería Índice Visita el Sitio de L. Ronald Hubbard