[Imagen]


[imagen]
“El área de origen de las habilidades en el entrenamiento usadas por los ‘científicos sociales’ se puede rastrear directamente hasta el terreno enemigo.

ORIGINADORES

     Las fuerzas de seguridad de Occidente ven en todo esto sólo un esfuerzo para crear una revuelta interna, si es que acaso lo llegan a observar. No es un intento de revuelta. Es una destrucción cultural a gran escala.

     Los originadores tardaron medio siglo en destrozar por completo los estándares básicos educacionales de la gente de Occidente y sustituirlos por nuevos valores, o la falta de ellos, lo cual abrió la puerta a la subversión total. Un examen de los cambiantes libros de texto y las conexiones de los autores de aquellos que entonces se deslizaron en circulación y de los antecedentes y tendencias políticas de los “educadores” que los recomendaron, es una investigación interesante.

     El área de origen de las habilidades en el entrenamiento usadas por los “científicos sociales” se puede rastrear directamente hasta el terreno enemigo.

     Las instituciones culturales básicas de las que normalmente se dependía para mantener los estándares de la sociedad occidental han sido sometidas a infiltración, desacreditadas y barridas del poder. El motivo de la destrucción de las iglesias surge directamente del enemigo.

     En el lugar de estas instituciones, ha surgido una multitud de sociedades “irreprochablemente respetables” dirigidas por timadores agradables, locuaces y conectados con el enemigo, cuyos consejos devastadores escuchan congresos y parlamentos con un temor reverente, normalmente reservado para los padres en las sociedades bárbaras.

     Recientemente, en dos países, los gobiernos pagaron todos los gastos de las reuniones de los agentes enemigos, quienes, en sus elegantes hoteles, protegidos cuidadosamente por las fuerzas de seguridad interna, planearon con cuidado y llevaron a efecto los pasos siguientes de la destrucción cultural de esos países: y además tras puertas cuidadosamente cerradas, discutieron la abolición de las constituciones de sus huéspedes y la cancelación de sus fronteras. Un gran porcentaje de aquellos que asistieron venían directamente de territorio enemigo.

     Otro miembro de este grupo, un enemigo reconocido, un miembro con carnet, fue escuchado atentamente por un comité del Congreso que ya estaba actuando bajo su consejo de no oponerse tan enérgicamente a la extendida adicción a las drogas, que estaba siendo empujada por sus infinitamente “respetables” amigos.

“AUTORIDADES”

     Aproximadamente cincuenta de estos totalmente “respetables científicos sociales” entraron hace poco en una nación occidental directamente desde países satélite y se pusieron a trabajar de inmediato, maravillosamente financiados, enteramente por encima de la ley porque ellos eran “las autoridades” y “los científicos” y “estaban acreditados” por “sociedades profesionales eminentemente respetables”. Las fuerzas de seguridad estaban inquietas al respecto, pero evidentemente no podían hacer nada por “presiones desde arriba”.

     Esto ha ido tan lejos que a cualquiera que lo mencione, de inmediato se le acusa de “ver un rojo bajo cada matorral”. La última figura política de los EE.UU. que se negó a creer que esto era “natural”, fue detenido y asesinado tan seguro como si hubiera sido envenenado.

     Hay muchas maneras de ganar en la competencia entre naciones. Cuando la guerra directa es imposible o los agentes militares encubiertos no son de provecho, ahora tenemos la destrucción cultural: una herramienta compleja y sumamente apta, que no sólo destruye la voluntad nacional para combatir, sino que también reduce moralmente y destruye la fibra social y económica del enemigo.

     Si no se emprende acción, si no se detiene esta tendencia, Occidente estará muerto dentro de una década.

L. Ronald Hubbard

     L. Ronald Hubbard



AnteriorNavigation BarSiguiente

| Anterior | Glosario de términos de Scientology | Índice | Siguiente |
| Encuesta acerca de este Site de Scientology | Sites de Scientology relacionados | Librería | Página Principal |


info@scientology.net
© 1998-2004 Church of Scientology International. Todos los derechos reservados.

Información sobre marcas registradas.


Visita el Librería Índice Visita el Sitio de L. Ronald Hubbard